David Lama alpinista

David Lama: “¿budista? Pues no, soy racionalista”

Texto: Andreas Rottenschlager
Fotografía: MANUEL FERRIGATO

El alpinista es bueno alcanzando metas muy altas, pero cuando está seguro, ya que está dispuesto a echar por la borda todos sus planes

Él subió en escalada libre a la que es posiblemente la montaña más difícil del mundo: el cerro Torre, en Argentina. Escribió un libro al respecto, más que nada lo hizo porque él había fallado en sus primeros esfuerzos. En sus dos nuevos cortometrajes que tratan sobre intentos de escalar montañas vírgenes, uno en Annapurna III (7,555 metros) y otro en Lunag Ri (6,895 metros) en Nepal, podemos ver la manera tan impresionante en la que David Lama lidia con el fracaso. Aquí hablamos con el tirolés de 26 años sobre el arte de permanecer tranquilo en el momento correcto. 

En su entrevista comprendemos…

  • en qué consisten realmente las expediciones
  • cómo lidiar con las expediciones fallidas 
  • qué significa realmente el racionalismo
Seguir leyendo

THE RED BULLETIN: David, practicas una profesión en donde cada decisión incorrecta, por pequeña que sea, puede ser fatal.

DAVID LAMA: Puede que eso sea cierto, pero no significa que las decisiones que tomo en las expediciones sean diferentes a las del diario. Todo se trata de tener experiencia y autoevaluarse.

En tus filmes te ves tan calmado e imperturbable. Ya sea si estás escalando un muro que se encuentra a miles de pies de altura, heladas crestas rocosas durante la noche o si tienes que cancelar una expedición que planeaste durante años. Irradias una calma budista.

A lo que llamas budismo es, en realidad, racionalidad. Si tuviera que describir cómo es la mentalidad de los alpinistas exitosos, entonces diría que es: racional-objetiva.

Es lo contrario de lo que uno esperaría de un destacado deportista. ¿Acaso no se empeñan los ganadores del deporte o de los negocios, en conseguir lo que quieren a costa de lo que sea?

No sólo se trata de probar una sensación. No escalamos un muro en el que no tenemos oportunidad alguna de llegar a la cima. Siempre decidimos racionalmente, puesto que conoces a tu compañero de escalada, estudias el clima y calculas el porcentaje potencial de error que hay.

Y aun así, siempre existen fracasos en las montañas. A principios de este año, tuviste que renunciar a la expedición en el borde este de la Annapurna III en Nepal.

El mal clima hizo que avanzar fuera imposible. Si a eso le llaman fracaso o no, me es irrelevante. Hubiera estado muy mal decidir continuar en ese momento.

“cuando supimos que estaríamos a 35 GRADOS BAJO CERO ESa NOCHE, conrad dijo: ‘pues ya sabemos que hará frío’”

David Lama - Join us for 90 seconds of a wild ride on the... | Facebook

Join us for 90 seconds of a wild ride on the south east ridge of Annapurna III.

Todo el empeño, todos los esfuerzos de meses de preparación, se vieron perdidos. Y reaccionaste como si no te importara.

Por supuesto que es algo que te molesta, pero el decidir racionalmente significa estar dispuesto a cambiar de planes también. Así es la vida.

Muchos atletas dirían: “Sé persistente, no dejes que los obstáculos te desvíen de la meta final”.

En el montañismo tienes que constatar siempre lo que tienes planeado en mente con la realidad. Un plan no es otra cosa más que una idea y una idea es algo momentáneo.

Seguir leyendo

Hay 41 montañas más altas que la de Annapurna III. ¿Cuál es tu interés por esa en especial?

El borde sureste nunca ha sido escalado. Lo importante del alpinismo para mí son los primeros ascensos. A esto se añade la dificultad y la lejanía de la ruta. El siguiente año volveremos allí.

¿Cómo hay que lidiar con expediciones fallidas?

Por supuesto que lo que uno siempre quiere es lograr el éxito, pero todas las expediciones te aportan cientos de experiencias constructivas.

Join us for 90 seconds of a wild ride on the south-east ridge of Annapurna III. Link in my profile!

A post shared by David Lama (@davidlama_official) on

¿Por ejemplo?

En noviembre de 2015, escalé la montaña virgen Lunag Ri, junto con un americano ya muy experimentado, Conrad Anker. Cuando el pronóstico del clima anunció que esa noche estaríamos a 35 grados bajo cero, Conrad dijo: “Pues ya sabemos que hará frío”. Algo sin importancia, ¿no?

Pues…

Aprendí de la serenidad de Conrad. Que no sirve de nada el quejarse de las malas noticias. Que toda información es un beneficio. En este caso empacas un cartucho extra de gas y demás cosas. Créeme, en una expedición la suma de esos pequeñísimos detalles hace la diferencia.

Seguir leyendo
01 2017 The Red Bulletin

Siguiente historia