Peugeot 2008 DKR

El primer grito de la bestia

Texto: Alain Pernot
Fotografía: Flavien Duhamel/RedBull Content Pool  

Tracción en dos ruedas y motor diésel: Peugeot está dispuesto a destronar a los gladiadores todoterreno de tracción integral y The Red Bulletin está presente en las primeras pruebas de Carlos Sainz con su 2008 DKR

Viernes, 27 de junio, 2014 en Domaine de Galicet, una pista de pruebas en el extremo de Normandía, a 70 kilómetros al oeste de París. Un camión del equipo Peugeot Sport pasa por el estacionamiento y los mecánicos se acercan hasta la rampa de carga y descarga. Cuidadosamente, bajan su precioso cargamento: un buggy todoterreno que se alza en lo alto de cuatro enormes neumáticos. 

Philippe Wambergue, el dueño de la instalación, se ve claramente conmovido cuando llega el momento. Este hombre de 66 años también fue piloto de carreras y participó en 11 oportunidades del Rally París-Dakar. En 1989 y 1990, condujo un Peugeot 205 T 16 Grand Raid a través del desierto africano.

El Domaine de Galicet es uno de los campos de prueba preferidos de Peugeot, de modo que Wambergue está bastante acostumbrado a experimentar las primeras horas de vida de las futuras leyendas del automovilismo. Sin embargo, este día sigue siendo algo especial para él: “Van a despertarse los recuerdos de grandes momentos”. Con los ojos brillantes, este francés nos cuenta acerca de las cuatro victorias consecutivas que Peugeot fue capaz de conseguir en el rally más duro del mundo de 1987 a 1990, antes de que se retirara de la competición.

“Tenemos tantas esperanzas y expectativas, que hoy sevan a cumplir –o que nos decepcionarán” 
Carlos Sainz

Incluso Carlos Sainz, bicampeón del mundo de Rally y ganador del Dakar 2010, está muy entusiasmado: “Este es un gran momento. Es el comienzo de una nueva aventura, los primeros metros en un nuevo auto. Tenemos tantas esperanzas y expectativas, que hoy, por fin, se van a cumplir –o que nos decepcionarán”.

Carlos Sainz

Las eminencias

Carlos Sainz, campeón del mundo de rally en 1990 y 1992, forma un equipo para el Dakar 2015 con el cinco veces ganador, Cyril Despres y Stéphane Peterhansel, quien tiene, en combinación, 11 victorias en el Dakar sobre dos y sobre cuatro ruedas.  

El campeón ya tiene puesto su traje antiflama y vacía sus bolsillos antes de subirse al coche. Su teléfono celular se lo deja a un asistente famoso, Stéphane Peterhansel, quien con 11 victorias es el piloto más exitoso de la historia del Dakar y al igual que Sainz y Cyril Despres –que cambiará el manubrio de su Yamaha por un volante– participarán en enero del Rally Dakar con un Peugeot. 

¿Frustrado de no haber sido el que haga los primeros metros con el nuevo 2008 DKR? Peterhansel hace un gesto de negación. “Claro que no. Entiendo que Carlos sea quien pueda hacer la primera prueba. Tiene más experiencia con la tracción en dos ruedas y fue quien corrió en las dos últimas ediciones del Dakar con los buggys de Red Bull. Pero aun así, para mí es importante estar aquí. El espíritu del proyecto se respira en el aire. Es una gran fuente de inspiración este equipo”.

Peugeot 2008 DKR

Estreno mundial  

El cockpit del Peugeot 2008 DKR, antes de su primera salida a la pista. El objetivo del proyecto no podría ser más ambicioso: se intenta conseguir la primera victoria en el Rally Dakar con un vehículo con tracción en dos ruedas y un motor diésel. Para Jean-Christophe Pallier, el director técnico del proyecto, sería “un debut sensacional después de 35 ediciones del Rally Dakar”.

El director técnico del proyecto, Jean-Christophe Pallier, es uno de los que se esconde detrás del programa. “Siempre estoy un poco tenso antes de la primera prueba”, admite “pero esta vez, tal vez incluso, un poco más de lo habitual”. La razón es simple, Pallier es el responsable técnico de un desafío muy audaz; con tracción en dos ruedas y un motor diésel, intentarán romper la hegemonía de los vehículos con tracción en las cuatro ruedas. No ganó un coche con esta combinación desde 1978, cuando se inauguró el Dakar. “En última instancia, nos hemos decidido por la capacidad de trepar y el buen
comportamiento de conducción en la arena de la unidad con tracción en dos ruedas”, dice Pallier. “También tenemos mayores libertades: menos peso, suspensión más larga y ruedas más grandes que los coches de tracción integral”. 

Este ambicioso proyecto se lanzó casi este mismo día hace un año, justo después del éxito en el Pikes Peak, la legendaria carrera de montaña de Estados Unidos, donde Sébastien Loeb logró el tan ansiado récord con un prototipo de Peugeot. 

¿Cuánto de Pikes Peak se esconde en el Dakar? Sacudiendo la cabeza Bruno
Famin dice “casi nada”. “El asfalto y el desierto son cosas muy diferentes. El 2008 DKR es prácticamente lo contrario del 208 T16 Pikes Peak”.

Sin embargo, que Peugeot haya logrado un rápido progreso en el desarrollo del 2008 DKR, después de un cuarto de siglo de abstinencia en el Dakar, tiene una
sencilla razón: el amor de Peugeot Sport por el rally no ha desaparecido nunca. 

Sainz presiona el botón de encendido y detrás de él despierta el motor de doble turbo V6 diésel de 340 hp por primera vez. No tiene el rugido furioso del 208 T16 Pikes Peak, el sonido es una reminiscencia de los 908 HDi que utilizaron en la victoria de las 24 Horas de Le Mans en 2009.

Sainz ahoga el motor cuando juega con el embrague. Después de la segunda vez que lo enciende, ya puede usar todo el poderío de su máquina. El coche entra en la pista y en los primeros metros aún parece algo indeciso, en su ritmo lento se ve hasta casi un poco torpe. Al cabo de cuatro minutos, el piloto y el coche están de vuelta. Sainz se ve un poco confuso, Jean-Christophe Pallier lo tranquiliza con una sonrisa: “Es normal que lo ahogues. Los pedales todavía están como cuando los sacamos del banco de pruebas”.

El piloto Carlos Sainz probando el Peugeot 2008 DKR

Carlos Sainz presiona el botón de encendido y detrás de él despierta el motor diésel de 340 hp.

Carlos hace reajustar la posición de su asiento, mientras el sistema electrónico de transferencia, que comprende más de un centenar de sensores, recoge los datos. Cuando la butaca queda reajustada y todos los datos están guardados, Sainz inicia su segunda salida, ya un poco más larga y más rápida, lo cual puede interpretarse como una buena señal. Cuando regresa, Sainz no está completamente satisfecho. “No tiene adherencia al suelo”, informa lacónicamente.

Peugeot 2008 DKR

El director del proyecto, un ingeniero joven, tiene constancia en cada comentario sobre el motor, la suspensión y la relación de transmisión. Entonces Sainz le suelta nuevamente la correa a la bestia, esta vez a través de una pista de pruebas más larga, que ya se asemeja más al terreno de Dakar.

En la primera prueba dura, lo obliga a saltar y en sus aterrizajes hace fondear los elásticos y salpica piedras, arena y polvo en las curvas. Cuanto más desafiante es el terreno, más imponentes se ven el coche y el piloto. Se puede apreciar cómo las enormes llantas de 37 pulgadas y el gran recorrido del sistema de suspensión de 460 mm repercuten en el comportamiento del conductor. eterhansel, hasta ahora tan silencioso como atento observador en la pista, asiente con satisfacción: “El coche me parece un poco alto, pero eso es algo normal. Aún no hemos empezado con el desarrollo. La prueba de hoy sólo es para asegurarnos de que todos los elementos funcionen correctamente”.

Cuando el 2008 DKR está de vuelta, Peterhansel agarra una cinta métrica y comprueba el recorrido del sistema de suspensión. “Vean”, dice atrayendo la atención de los técnicos. De hecho, tres tornillos estaban sueltos en la caja de engranajes. Sainz había notado el defecto y las pruebas son suspendidas a fin de no correr riesgos. Su cautela se ve recompensada. Unos minutos más tarde de la reparación, pudo empezar de nuevo y esta vez sólo se detuvo sobre las 22 horas.

La noche ha caído sobre Domaine de Galicet cuando Carlos Sainz hace su primer balance: “No hemos probado demasiado y además lo hemos hecho sobre una pista que se asemeja más a una del campeonato mundial de rally que a una del Rally Dakar. Por eso, es difícil establecer comparaciones con otros autos que haya manejado antes”. Mira seriamente, pero luego sonríe: “Aún queda mucho por hacer en términos de fiabilidad y rendimiento, pero lo más importante es que ahora sabemos que el 2008 DKR tiene el potencial necesario”.

Peugeot 2008 DKR

Presentación  

El 27 de junio de 2014, los técnicos y los pilotos de Peugeot en la pista de pruebas Domaine de Galicet son testigos de un momento histórico: la “bestia del desierto”, el modelo 2008 DKR, es finalmente lanzado. El objetivo es conseguir la victoria en el Dakar, siendo el primer auto con tracción en dos ruedas y un motor diésel.  

Seguir leyendo
09 2014 the red bulletin

Siguiente historia