Iván Rodríguez

Iván Ramírez: “Aprendí a manejar el miedo de correr”

Texto: Armando Aguilar
Fotografía: Rick Rodney

Cuando Kurt Caselli perdió la vida, Iván Ramírez fue quien encontró el cuerpo de su mejor amigo. Esta ha sido su peor experiencia

Todo adulto que ha vivido lo suficiente tiene una pequeña fuga de memoria que le lastima el alma. A sus 23 años, Iván Ramírez tiene muy claro cuál es la suya: el recuerdo de Kurt Caselli, uno de los más grandes talentos del motociclismo todoterreno, postrado junto al árbol contra el que se había impactado y las horas junto a él hasta que el equipo de rescate pudo llegar. No era sólo un miembro de su equipo quien había perdido la vida durante la BAJA 1000 que se corre en Baja California, era su hermano mayor. 

Ramírez, entonces de 21 años, despidió a su hermano, retomó los entrenamientos y decidió honrar su memoria convirtiéndose en uno de los mejores riders de motociclismo off road del mundo.

Iván Ramírez

© Rick Rodney

THE RED BULLETIN: ¿Cómo surgió esa hermandad?

IVÁN RAMÍREZ: Conocí a Kurt en 2009. Me identificaba mucho con él, su personalidad era la de un ser muy buena onda. Le gustaba ayudar a la gente, parecía que su principal objetivo era hacer siempre las cosas fáciles para todos. Desde aquel entonces ya hablábamos de que correríamos juntos las Bajas en México. 
 

Además, Kurt sentía un llamado de sangre por la San Felipe 250, Baja 500 y Baja 1000, las famosas
competencias off road…

Su padre también era rider y había participado en estas carreras, a las cuales llevaba a Kurt cuando era niño, eso era algo que lo motivaba mucho. 
 

¿Cómo fue su primera competencia en las Bajas?

Fue en 2011. Recuerdo que fui por Kurt al aeropuerto, visitamos el taller y recorrimos San Felipe. Estaba fascinado con el lugar. En esa ocasión tuvimos problemas con la moto y no terminamos la competencia. Pero en 2012 volvimos para ganar el primer lugar en la San Felipe 250, el tercero en la Baja 500 y alcanzar el segundo puesto en la Baja 1000.

¿En ese momento su unión era más fuerte que nunca?

Me mudé a su casa ese año. Entrenábamos juntos e incluso salíamos a divertirnos con amigos en común. Algo que siempre admiré de Kurt es que sabía cómo tener un buen balance entre su vida personal y la vida de un atleta de alto rendimiento.

Iván Ramírez

© Garth Milan/Red Bull Content Pool

Entonces llegó el accidente en la Baja 1000 de 2013…

Nuestro equipo iba en segundo lugar. Era la madrugada del 16 de noviembre y era mi turno en la moto. Rebasé al primer lugar y le saqué casi un minuto de ventaja. Cuando le entregué la moto a Kurt faltaban 80
millas para terminar. En el sprint final hacia la meta, Kurt se estrelló contra un caballo y salió volando sin control por el aire hasta que finalmente se golpeó con un árbol. 


“No muy lejos, estaba Kurt sin vida. Me quedé en shock. Estuve seis horas con él hasta que llegó la ambulancia”
Iván Ramírez

 Y asistir médicamente a un piloto en medio del desierto no es sencillo, ni rápido. 

Los helicópteros sobrevolaron el desierto sin éxito y en la radio nadie sabía nada. Yo me subí a la moto y salí a buscarlo. Pasaron horas hasta que vi a la distancia algo anaranjado, era la moto de Kurt. No muy lejos, estaba Kurt sin vida. Me quedé en shock. Estuve seis horas con él hasta que llegó la ambulancia y el resto del equipo de rescate. Nunca me imaginé perder a mi hermano así. Ha sido la peor experiencia que he tenido que pasar.
 

¿Cómo logra alguien, por muy profesional que sea, levantarse de algo así?

La familia de Kurt creó la Fundación Kurt Caselli con la que colaboro, algo que me ha ayudado a sobrellevar el duelo. El principal objetivo de la fundación es hacer justo lo que Kurt hizo durante toda su vida: lograr que todo sea más fácil y seguro para los pilotos de carreras off road. 
 

Pero lo emocional necesita algo más para sanar.

Por eso regresé a la pista. Tenía miedo de volver a correr… Todavía está ahí, pero he aprendido a manejarlo. Hasta la fecha, el tema de Kurt es algo que me da para abajo, pero soy un profesional del deporte y decidí tomar el recuerdo de mi hermano como motivación, quiero salir a competir y dedicarle todos mis triunfos porque eso es algo que él hubiera querido: que yo nunca pierda esa pasión por las motos y que me esfuerce hasta tener éxito.

Seguir leyendo
11 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia