Red Bull Air Race

Los mejores pilotos y sus acrobacias

Fotografías: Balazs Gardi
Fotografía principal: Predrag Vuckovic / Red Bull Content Pool

Vuelve la Red Bull Air Race, la competencia global. Los aviones de carreras son más ligeros, más rápidos y más ágiles que un coche de Fórmula 1 y, a su vez, exigen una precisión extrema. Los dejamos a ellos explicar su trabajo…

Detrás del avión… Esta es una frase que ningún piloto quisiera oír. Se refiere a una situación de control inferior a su potencial, en la que hay que reaccionar a los acontecimientos en lugar de premeditarlos. Es el momento en que dejas de pilotar el avión y el avión comienza a pilotarte a ti. Es algo que todos los pilotos intentan evitar, pero en particular, aquellos del mundo de la alta velocidad de las carreras de aviones, donde la mente más clara tiene una ventaja.

Los pilotos de la Red Bull Air Race pasan horas visualizando su recorrido. Algunos se sientan mirando al vacío, imaginándose las puertas en el aire. Otros construyen un modelo del recorrido y transitan el circuito a pie. Esto último ha dado lugar a una nueva expresión en el deporte: el “baile de la lata”. En el baile de la lata se disponen latitas de Red Bull para representar los pilones de las puertas en el aire. Se colocan de forma precisa sobre el entramado de plástico endurecido del suelo del hangar y los pilotos pasan por dentro y por fuera en zigzag, a veces con los ojos cerrados, mientras todo el mundo los observa, como si estuvieran formando parte de una danza ritual en honor a… ¡Quién sabe qué!

El baile cambia con cada campeonato; los componentes básicos del recorrido se mantienen, pero el diseño evoluciona para adaptarse a la geografía. 

La intención, sin embargo, es la misma: preparar al piloto para realizar maniobras a velocidades y fuerzas G de carrera. Está diseñado para definir la clasificación y para hacer pasadas de carrera sin el tic-tac del cronómetro y la presión de la competencia. Los mejores de los mejores son los que pueden visualizar mejor el curso. Como Ayrton Senna o Franz Beckenbauer cada uno en su oficio, la élite de la Red Bull Air Race parece sencillamente tener más tiempo para hacer sus maniobras, pero es que están por delante del avión.

Lo mejor del 2014

Disfruta de las maniobras más locas del año pasado.

Paul Bonhomme

 

PAUL BONHOMME

Es el campeón mundial de Red Bull Air Race de 2009 y 2010. Cuando regresó la competición, en 2014, Bonhomme logró dos victorias y terminó el campeonato en la tercera posición, que qeuda aproximadamente dos lugares por debajo de cualquier cosa que lo pueda dejar satisfecho. 

Volar es el negocio de la familiaBonhomme, aunque Paul comenzó desde bien abajo limpiando los pisos de su aeródromo local, antes de pasar a las acrobacias aéreas, la instrucción de vuelo y la aviación civil para acabar siendo el capitán de un 747 de la British Airways.

A este piloto se le puede encontrar fácilmente volando naves de la Segunda Guerra Mundial o en exhibiciones, con su compañero de equipo Steve Jones, con quien forma el dúo acrobático Matadors.

la puerta de salida 

DE QUÉ DEPENDE

La vuelta perfecta comienza antes de largar. Sobre la primera puerta llega la última oportunidad del piloto para visualizar su recorrido, pero también es un momento en el que hay muchas cosas por hacer. Una de las cuales, y no menos importante, es asegurarse de mantener por debajo de los 200 kt (370 km/h) la velocidad máxima para cruzar la línea de largada. Más de un piloto ha puesto fin a su participación antes de comenzar la carrera, sólo por atravesar la puerta de salida a mayor velocidad de la permitida.

“Hay mucho que hacer: rpm, cámara, salidas de aire, humo… y además debes estar escuchando a tu avión” 
Paul Bonhomme
O gate de largada

Nigel Lamb

 

NIGEL LAMB

El actual campeón aprendió su oficio en África austral volando para la Fuerza Aérea de Rodesia, antes de hacer el largo viaje hacia el norte hasta Inglaterra para comenzar con el vuelo acrobático profesionalmente. Nigel se adapta perfectamente a la acrobacia, así lo atestiguan sus ocho títulos consecutivos del British National Unlimited Aerobatic Championship. Es uno de los pilotos más innovadores de la Red Bull Air Race y tiene un entusiasmo incansable para su arsenal de talento. Su arduo trabajo dio sus frutos el año pasado con la victoria inaugural en Malasia y su primer campeonato del mundo.

 

LA CHICANA

DE ESTO DEPENDE

La secuencia chicana de tres pilones equidistantes ofrece un duro desafío. Los pilotos deben girar rápidamente de un vuelo cuchillo (alas en plano vertical) al otro, intentando mantener el nivel de altitud durante todo el tiempo. “Cuando observas a los principiantes en la chicana, ves cómo se esfuerzan”, dice Nigel Lamb. “Estás haciendo entradas de maniobras muy rápidas y una pequeña sobreutilización del timón y el avión tiende a levantarse. El corredor de aire por el que atravesamos volando es muy estrecho, si pasas un poquito demasiado bajo quedas descalificado, si pasas demasiado alto recibes una penalización. Tienes que poder ser increíblemente preciso sin pensar. Siempre tienes que estar por delante en el juego”.

“Para conseguir exactitud tienes que poder ser preciso sin pensar. Siempre tienes que estar por delante en el juego” 
Nigel Lamb
A chicane

Matthias Dolderer

 

MATTHIAS DOLDERER

Es otro piloto de la Red Bull Air Race nacido en la aviación. Sus padres tenían una escuela de vuelo y un aeródromo en Tann-heim, Alemania. El joven Matthias tiene la fama de haber volado por primera vez con tan sólo tres años de edad. Cuarenta años más tarde, ha piloteado más de 150 tipos de aviones y ganó campeonatos alemanes de acrobacias aéreas y volando ultraligeros. Hoy, junto con su hermana, lleva adelante una empresa familiar cuya fama se ha extendido a través de la exhibición de vuelo Tannkosh y en eventos de grupos de vuelo. En 2014 Matthias tomó impulso a medida que el año pasaba, el punto más alto llegó en octubre con un podio en Las Vegas.

 

la maniobra de giro 

DE ESTO DEPENDE

En el mundo de las acrobacias esta maniobra sería un medio ocho cubano. Esto no es una competencia de acrobacias. Es una carrera, donde la velocidad es más importante que la elegancia y un cronómetro, y no un jurado, es lo que determina en última instancia el éxito o el fracaso. En la maniobra de giro vertical los pilotos pasan a través de una puerta a nivel de vuelo, antes de levantar el avión pronunciadamente –con cuidado de no exceder la carga máxima de 10G– y hacen girar la aeronave volviendo al nivel de vuelo en la dirección opuesta. “La mayor fuerza G se genera a velocidades máximas cuando estás por hacer un giro”, dice Matthias Dolderer. “La mayor fuerza G en esta competencia se produce en la maniobra de giro vertical”.

“Aprendemos a lidiar con la fuerza G; nuestro cuerpo nos da información y nosotros la desciframos”
   
Matthias Dolderer
A manobra da curva vertical

Nicolas Ivanoff

 

NICOLAS IVANOFF

Es un piloto de la Red Bull Air Race imposible de descartar. En su día, este veleidoso corso es un duro rival para cualquiera. A bordo de su distintivo Edge 540 naranja, tiene la capacidad de hacer que ganar parezca fácil. El único dilema es por qué no lo hace más a menudo. Nicolas obtuvo su primera victoria en la Red Bull Air Race en 2009, ganando un emocionante encuentro sobre el puerto de San Diego. Cuando la carrera aérea regresó en 2014, un pobre comienzo de temporada lo dejó fuera de la carrera por el campeonato, pero terminó con una explosión, llegando al podio en Ascot y obteniendo las victorias en Fort Worth y en el Red Bull Ring.

 

Las puertas

DE QUÉ DEPENDE

Pasar a nivel de vuelo por las puertas del aire no presenta la emoción que tiene la chicana o el levantamiento del avión para hacer una elegante curva vertical, pero es lo que puede ganar y perder las carreras aéreas. Los pilones tienen 25 metros de altura y una superficie plana para que los pilotos vean un rectángulo perfecto, a través del cual debe pasar el avión a nivel de vuelo. El más mínimo toque de una punta del ala implica una penalización de tiempo. “Es como en la carretera: algunos coches son rápidos en la autopista, otros son mejores en las carreteras estrechas y sinuosas de la montaña”, dice Nicolas Ivanoff. “Necesitamos el equivalente a los coches para estas últimas carreteras, con curvas y estrechas. Necesitamos una gran precisión en la forma de volar. ¡Nadie quiere llevarse por delante un pilón!”.

“Tenemos que tener mucha precisión. No puedes tocar los pilones!”
Nicolas Ivanoff
Os air gates

Hannes Arch

 

HANNES ARCH

Mr. Adrenalina, el piloto austriaco. El campeón de la Red Bull Air Race 2008 es piloto acrobático y de escenas de riesgo, vuela helicópteros y ala delta y es un parapentista experto, alpinista y saltador BASE. Afirma ser más feliz cuando puede alejarse de todo y estar en el aire o en la naturaleza. Arch entró en la Red Bull Air Race después de trabajar como director de la carrera. Luego de 2007, su temporada de novato en la cual vio y aprendió, pasó a formar parte de la élite de la categoría, ha sido un ganador regular de varias carreras. La temporada 2014 lo vio como ganador en Croacia y Polonia y finalizó la temporada en segundo lugar por tercera vez consecutiva.

 

la puerta final 

DE QUÉ DEPENDE
Los pilotos arman su vuelta sección por sección, equilibrando los riesgos y sus recompensas. Hay ocasiones en las que se requiere precaución, pero la prioridad es llegar a la puerta final y apuntar una vuelta limpia en el tablero. “Quiero tomarlo con calma, relajado y sereno, pero aún así ser rápido y preciso”, dice Hannes Arch. “Pasar volando a través de los pilones se basa enteramente en la sensación: tengo que sentir dos alas unidas a mi cuerpo. Exigir el máximo de velocidad a expensas de una mala conducción no es el camino a seguir. Estas carreras son como las de esquí alpino –y, como todo buen austriaco, amo el esquí–, se trata de encontrar la línea ideal, no demasiado amplia, ni haciendo ángulos forzados, sino relajado con líneas que conservan energía”.

“Las carreras de aviones son como las de esquí alpino: Se trata de encontrar la línea ideal”
Hannes Arch
O gate de chegada
Seguir leyendo
04 2015 THE RED BULLETIN

Siguiente historia