Tom Öhler

En bici por la vida

Texto: Arek Piatek
Fotografía: Stefan Voitl

Tom Öhler explora sobre dos ruedas las tierras altas de Guatemala por una buena causa

1 EN LA PISTA

Organización benéfica al estilo de Tom Öhler: explora en bicicleta la Guatemala más profunda, hace fotos de aventura, las vende y el dinero recaudado de su venta lo dona a los alumnos nativos –en forma de bicicletas: “Les facilita mucho ir a la escuela a los niños. Esto es lo que nos motivó”, dice el ciclista de trail. “La aventura comenzó en el Volcán de Agua. Allí, hace poco, un estadounidense había construido un circuito de mountain bike. La pista recién hecha era difícil, estaba blanda, polvorienta y por partes llena de follaje, que tapaba los agujeros”.

Tom Öhler

Toda la información sobre el proyecto Wheels 4 Life. 

2 CUCHUMATANES

“Así se llaman las montañas en el interior profundo de Guatemala. Durante tres días recorrimos bosques, acantilados, mesetas y senderos ocultos, que de otro modo sólo utilizan los lugareños con sus mulas. La ventaja: los caminos, a menudo complicados, son excelentes para acelerar y dar saltos”.

 

Tom Öhler

3 ANTIGUA 

“Un pequeño pueblo en las tierras altas de Guatemala fue nuestra base. En la foto, un camión de pollos, el transporte típico del lugar. El nombre proviene de la época en que los campesinos llevaban sus pollos al mercado –en el techo del autobús. El viaje cuesta alrededor de 20 centavos de dólar. Lo que nos pareció ridículo, ya que muchos lugareños no pueden pagarlo”.

Tom Öhler

4  CABINAS

“Conducir por rutas inexploradas tomó mucha energía, aunque con los neumáticos tuvimos bastante suerte. Pasamos la noche en ‘cabinas’, el alojamiento minimalista habitual; una habitación grande con camas individuales y mantas, con capacidad para 20 personas. Sin calefacción, sin agua corriente y, a veces, sin electricidad. Las velas y las linternas fueron de gran ayuda”.

Tom Öhler

5 TIERRA DE ÁRBOLES

“Para compensar el esfuerzo, Guatemala ofrece un paisaje de ensueño que recuerda un poco a Escocia. La mayoría del tiempo nos movimos en torno a los 3,000 m sobre el nivel del mar. Curiosamente, aquí arriba siguen creciendo los árboles. ¿Tal vez por eso el área fue llamada por los mayas ‘Quauhtemalan’ (tierra de árboles)? Esta foto fue hecha con una hermosa luz de sol. Me balanceé sobre el árbol, que había crecido horizontalmente al suelo. Era como la cuerda floja; el árbol se sacudía permanentemente. Tomó varios intentos hasta que logramos conseguir esta toma”.

Seguir leyendo
11 2015 THE RED BULLETIN

Siguiente historia