Sebastian Copeland

Sebastian Copeland, el hombre de hielo

Entrevista: Andreas Rottenschlager - Fotografía: Sebastian Copeland

El realizador polar británico cruzó la Antártida con las costillas rotas, exploró Groenlandia con una cometa de kitesurf y cuenta con Leonardo DiCaprio 
entre sus fans. A nosotros nos reveló sus trucos de supervivencia 

THE RED BULLETIN: Mientras cruzabas Groenlandia en 2010, debido a una 
tormenta de nieve, quedaste atrapado con tu compañero durante siete días en una tienda de campaña. ¿Cómo te las arreglaste para mantener la cordura?

Sebastian Copeland: Al principio la adrenalina me mantenía despabilado. 
Estaba preocupado de que la tormenta dañara la tienda. Más tarde, el sueño 
se convirtió en un problema. El viento 
hacía temblar las paredes de la tienda 
con ráfagas de hasta 130 km/h. Parecía que acampábamos en la turbina de un jet.

¿De qué manera te entretuviste con 
tu compañero de expedición, Eric 
McNair-Landry, durante siete días?

EL EXPLORADOR Y ACTIVISTA DEL MEDIO AMBIENTE, SEBASTIAN COPELAND, EN 2009 EN SU CAMINO AL POLO NORTE CONFESÓ: “¡QUEJARSE NO AYUDA!”

La verdad es esta: tú no emprendes una expedición polar para encontrar amigos para toda la vida. Buscas a un profesional como Eric, que sabes que con muy altas probabilidades podrá llevar a cabo la 
misión.
No tuvimos ninguna conversación profunda acerca de nuestra infancia. La mayor parte del día la pasamos pensando. De vez en cuando jugábamos un partido de ajedrez para variar.

¿Cuál es la propiedad mental más 
importante que se debe entrenar 
para una expedición polar?

La cabeza es más importante que el cuerpo, de eso no hay duda. La preparación física es la parte sencilla; vas al gimnasio y te pones en forma. Más difícil es lidiar con 
el dolor.
Parte de mi entrenamiento es marchar a través de las montañas durante dos horas con un chaleco de 50 kilos. 
Lógicamente, después de cinco minutos estás completamente extenuado. Pero hay que seguir adelante, aunque te duela. Si no puedes resistir algo así, entonces, ¿qué quieres hacer en la Antártida?

Te desplazabas sobre esquís tirados por una cometa de kitesurf y, con 595 km en 24 horas, estableciste un nuevo 
récord. ¿En qué momento comías?

Por las mañanas y por las tardes. Hoy 
en día se puede comprar casi cualquier comida en forma deshidratada: Beef Bourguignon, Pasta Fettuccine Alfredo. Necesitas una gran cantidad de grasa y carbohidratos.
Entre las etapas comíamos nueces de Brasil. Ofrecen la mejor relación entre peso y calorías. La elección de las provisiones requiere rigor científico. Las calorías se cuentan.

“No duermes bien cuando el viento hace temblar 
las paredes de tu tienda a 130 km/h”
Sebastian Copeland

En tus proyectos tanto fotográficos como cinematográficos abordas los 
peligros del cambio climático. ¿Cuál 
es la mayor dificultad para sensibilizar a la gente sobre el medio ambiente?

En general todos estamos cada vez más aislados de las consecuencias de nuestras acciones. La factura de la electricidad, 
la recolección de basura, todo se puede resolver muy fácilmente con un cheque. Pero cuando vives durante semanas en una tienda de campaña en la nieve, cada lata de conserva te hace pensar: “¿Quién fue el idiota que acampó antes aquí?”.

El prólogo de tu libro de fotografía, 
The Global Warning fue escrito por 
Leonardo Dicaprio. ¿Cómo fue que 
lo convenciste para que te apoyara?

Yo trabajo en los Estados Unidos para 
la organización ambiental Green Cross 
International y en 2002 preparé, junto con Leo, una iniciativa para la Cumbre de la Tierra que se celebró en Johannesburgo.
Él venía a menudo a mis conferencias. Considero que Leonardo, entre todas 
las celebridades, es uno de los más 
comprometidos con la ecología. Y lo 
que diga este hombre, pueden creerlo.

Inmediatamente al principio de tu 
expedición a la Antártida, en 2011, te rompiste dos costillas. ¿Cómo pudiste soportar los 75 días restantes?

Durante una maniobra con el kitesurf choqué contra un sastrugi, que son las formaciones de hielo que produce el 
viento. Irónicamente, unos días antes, 
me había encontrado a cenar con un 
amigo aventurero en Ciudad del Cabo. Justo me contó cómo una vez, durante una expedición, se había roto una costilla. Le pregunté: “¿Y qué hiciste?”. Él me dijo: “Calmantes y a seguir la marcha”. Este fue el consejo que seguí después del 
accidente, porque sabía que él ya lo 
había logrado con una costilla rota.

¿Qué conocimientos de todas estas 
expediciones has puesto en práctica 
en tu vida cotidiana?

En primer lugar, que los problemas no desaparecen quejándose. Y en segundo: 
hay que aprender a tener humildad. Las expediciones requieren de un ego fuerte, pero no hay nada más eficaz que estar 
expuesto a un desierto blanco y helado para aprender humildad. Te bajas del avión, pones un pie en el hielo y sabes que a partir de allí te quedan 4,000 de 
los más duros kilómetros sobre nuestro planeta por delante.

LA FICHA

Fecha y lugar de nacimiento 3 de abril de 1964, en Reino Unido

Profesión Fotógrafo profesional, documentalista y ecologista

Películas Into the Cold: A Journey of the Soul (2010), acerca de sus 600 kilómetros a pie hasta el Polo Norte y Hell On Wheels On Ice (2013), sobre el cruce de Groenlandia (2,300 km) con una cometa de kitesurf

Parentescos célebres Copeland es el primo de Orlando Bloom y entre 1990 y 1992 estuvo casado con Brigitte Nielsen

Seguir leyendo
03 2014 The Red Bulletin

Siguiente historia