Tom Brady

¡Tenemos Super Bowl!

TEXTO: PEDRO DOMÍNGUEZ
FOTOGRAFÍA: FLICKR//Keith Allison

¡Está listo el Super Bowl LI! Nueva Inglaterra busca igualar a Dallas y San Francisco con 5 victorias de Super Bowl y Atlanta anhela el primer anillo en su historia. ¿Cómo llegaron hasta aquí? Checa los highlights de los Campeonatos de Conferencia

Después de dos Finales de Conferencia de la NFL que no se desarrollaron como se esperaba, el juego que definirá al campeón lo disputará un equipo que llega a esta instancia por séptima ocasión en los últimos 16 años y otro que aparecerá por primera vez desde 1998. El primero es Nueva Inglaterra, que tiene la oportunidad de igualar a Dallas y San Francisco con 5 victorias de Super Bowl, y el otro es Atlanta, que busca el primero de su historia.

Veamos cómo llegaron hasta aquí:

Seguir leyendo
El imperio de Nueva Inglaterra

Pensar en Tom Brady y Bill Belichick, es el equivalente a pensar en Darth Vader y el Emperador Palpatine en Star Wars. El temor que infunden sobre sus adversarios y el poder que conforman como pareja es prácticamente imparable. Tiene que salir una defensa de aquellas que marcan época (como la de Denver de hace un año) o equipos con pinta de superhéroes (como los Giants en 2008 y 2012) para frenar al que ha sido el gran imperio de la NFL en las últimas dos décadas.

Pittsburgh estuvo mal ayer en casi todas las áreas que podía estar mal: en su plan defensivo, su plan ofensivo e incluso en su suerte, pues su corredor y figura Le´Veon Bell salió lastimado. Y así, es misión suicida enfrentar a Nueva Inglaterra.

Lo más impresionante de esto, es que Tom Brady está jugando a un nivel altísimo, está sentando precedentes nunca antes vistos en la liga. A sus 39 años de edad, está jugando mejor que cuando tenía 35. Es como en El curioso caso de Benjamin Button, con el tiempo luce mejor y no es sólo apreciación, es estadística también. Brady, durante sus años mozos (26-32), no se caracterizaba por lanzar muy profundo porque le faltaba brazo y ahora que tiene casi 40 años lanza más fuerte que cuando era joven.

Belichick y Brady siguen rompiendo récords juntos. Son ahora el coach y jugador con más apariciones en Super Bowl –con 7 cada uno– y ahora, tienen la oportunidad de consagrarse como el dúo más ganador en la historia de la NFL y continuar con ese imperio que empezaron a construir en el 2002, cuando ganaron su primer Super Bowl, y que 15 años más tarde sigue venciendo a cuantas resistencias aparecen.

© YOUTUBE//NFL

Un hombre contra todo un equipo

Los Packers de Green Bay llegaban al partido con una racha de 8 juegos consecutivos ganados y con su quarterback, Aaron Rodgers, jugando al nivel más alto de su carrera. Atlanta, por su parte, llegaba como una súper ofensiva capaz de anotar más de 30 puntos por partido. Se esperaba un choque de trenes, una colisión, balacera de puntos, muchas anotaciones. Y nada fue así.

El que parecía que sería un partido muy parejo, terminó siendo una exhibición por parte de Atlanta. Temprano se fueron adelante en el marcador, Green Bay intentó responder, pero su pateador –ese que anotó dos goles de campo de más de 50 yardas ante Dallas– falló uno que parecía mero trámite y las cosas empezaron a complicarse para Green Bay. En su siguiente ataque, Atlanta anotó tres puntos para adelantarse 10-0. Rodgers intentó responder y cuando estaban a punto de anotar, su corredor soltó el balón y Atlanta lo recuperó.

A partir de allí –apenas empezando el segundo cuarto– el partido se cargó completamente hacia Atlanta. Anotaron 21 puntos más sin respuesta por parte de Green Bay, que reaccionó cuando ya perdían 31-0 en el tercer cuarto.

Al final, queda la sensación de que Atlanta avanzó por ser un equipo, una maquinaria ofensiva que funciona como un reloj, todos los engranes se mueven a la perfección, saben qué hacer y no fallan. Contrario a Green Bay, que más que en un equipo, basaba su candidatura en torno a un sólo hombre –quien, lógicamente, no puede hacer todo– y cuando confió en sus compañeros, estos le fallaron.

Más que Green Bay vs Atlanta, el partido era Aaron Rodgers vs Atlanta y estos últimos –al funcionar como un equipo– acabaron siendo muy superiores.

Mención especial para el quarterback de Atlanta, Matt Ryan, quien lleva toda la temporada jugando con una regularidad impresionante y anotando más de 30 puntos por partido. Con la exhibición del domingo, no quedan dudas que el premio al Jugador Más Valioso (MVP, por sus siglas en inglés) de la temporada debe ser para el número 2 de los Falcons.

© YOUTUBE//NFL

Seguir leyendo
01 2017 THE RED BULLETIN

Siguiente historia