Sobrevive bajo cero

Cómo sobrevivir a –35 °C

Texto: Heri Irawan

Ya sea por una misión secreta en el Tibet o porque te pierdas en tus vacaciones en los Alpes. ¿Cómo sobrevivir a una muerte por congelación?

Quedar atrapado a la intemperie a temperaturas bajo cero puede ser letal, pero enterrarte en la nieve, en realidad, podría evitar la congelación hasta la muerte. “Escapar del viento y los elementos es la clave”, dice Scott Heffield, un alpinista experimentado y gerente de la academia de supervivencia Bear Grylls.

Heffield lo sabe: sobrevivió 36 horas a -30°C en el Monte Elbrus, en Rusia, y 12 horas a -35°C en un glaciar de la Antártida. “Si cuentas con tu propio aislante y un hacha de hielo podrías cortar bloques compactos de un banco de nieve, ahuecar una gran cámara y luego reconstruir una pared usando nieve como cemento”.

¿Y si no tienes equipo? “Cava una ‘tumba de nieve’ y deslízate a su interior”.

1. Cava tu propia tumba

“Busca un banco de nieve formado y cava un agujero a un lado, con las manos si es necesario. Levanta la nieve a tu alrededor de modo que quede una entrada lo más pequeña posible y tápala con tu mochila. La nieve es un aislante bastante bueno, con el calor de tu cuerpo y sin la sensación térmica del viento, en el interior estarás a algunos grados más que en el exterior”.

2. Respira tranquilo

“La nieve deja filtrar el oxígeno, pero si las paredes interiores comienzan a derretirse y luego se congelan nuevamente formando hielo, estás en peligro de envenenamiento por dióxido de carbono. Tienes que hacer una perforación de ventilación en el techo, ayudándote con un bastón de esquí, un paraguas o un palo para hacer un agujero y dejar que entre el aire una vez más”.

3. Mantente sensible

“Mantén tu cuerpo preparado para cuando llegue tu oportunidad masajeando tus pies y tus manos constantemente. Va a ser lo primero en congelarse cuando tu núcleo comience a atraer todo el calor. Intenta el contacto piel con piel en lugar de frotar tus pies sobre los calcetines, necesitas la fricción producida por las manos en los pies para generar calor”.

4. Llena el tanque

“Se puede sobrevivir sin alimentos durante unas tres semanas, pero es más difícil pasar tres días sin agua. Recoge la nieve en un recipiente y ponlo cerca de tu cuerpo para que se derrita. No comas la nieve, bajará tu temperatura corporal. Siempre llevo un paquete de supervivencia que contenga una barra de chocolate, carne seca, nueces y pasas, pero prepárate para comer lo que sea”.

5. Toma el riesgo

“Un agujero en la nieve te mantendrá con vida y cálido durante unos días. Pero la verdad es que si nadie va a venir a rescatarte, tienes que tomar el riesgo y salir de ese ambiente lo más rápido que puedas. En el mejor de los casos, espera a que salga el sol –¡calor instantáneo!– y mejora la visibilidad, ya que necesitarás un cielo despejado para moverte. Espera  las condiciones más favorables”.

Seguir leyendo
11 2015 The Red Bulletin

Siguiente historia