Habita Intervenido

De lo ilegal a lo legal

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: TANIA CANDIANI

Después de 8 años, sale a la luz el libro que narra la grafiteada de uno de los hoteles más exclusivos del mundo. La artista Tania Candiani revive la experiencia de cómo lo logró sin que le tocaran un solo pelo

A veces hacemos “cosas buenas que parecen malas”, esto le pasó a Tania Candiani y su crew de artistas grafiteros hace ocho años, cuando llevaron a cabo su proyecto Habita Intervenido, pero al final se salió con la suya y logró convertir algo perseguido por la ley en una obra de arte que hoy, gracias a la publicación del libro, es aclamada por el público. ¿Cómo lo hizo? Aquí nos lo cuenta:

THE RED BULLETIN: ¿Cuál es el origen del proyecto?

TANIA CANDIANI: Viví en Tijuana 15 años y con el tiempo me empezó a parecer que dentro de la fealdad de la ciudad había una cierta belleza. Le encontré una belleza a esa estética trashy, sucia y abigarrada y el modo en que la ciudad estaba tomada por las firmas de los grafiteros. Todo esto es como un grito, la ciudad de Tijuana es como un grito. Entonces me di cuenta de eso y empecé a fotografiarlo. El primer edificio que me llamó la atención era un edificio de oficinas bien feo, con vidrios ahumados cafés. Lo que observé es que alguien, no sé si fue un solo chavo o un crew, empezaron a tomar el edificio desde arriba hacia abajo y lo cubrieron piso por piso como si lo hubieran impreso, en una línea perfecta. En unos días cubrieron todo el edificio con tags.

Tania Candiani

Retrato de Tania Candiani.

© Rainer Hosch

 
A partir de ese momento empecé a fotografiar todos los tags que me llamaban la atención por simple gusto, pero en esas fechas coincidió que me invitaron a enviar una propuesta para hacer una intervención en el Hotel Habita, en el contexto de Zona Maco, entonces vi la foto del hotel y me lo imaginé pintado como el edificio de oficinas en Tijuana y dije: “¡Uta, esto va a estar increíble!”.

Entonces le propuse a Lourdes Morales, la curadora que me invitó al proyecto, que llenáramos la fachada con graffiti y ella me contestó: “¡estás loca, me encanta!”. Entonces armé un montaje en photoshop y pues Lourdes lo presentó y sorprendentemente se quedó.

¿Cuál era la finalidad de cubrir con graffiti la fachada de uno de los hoteles más exclusivos de la Ciudad de México?

En el momento de empezar a trabajar con la banda grafitera y encontrar que tienen tanto qué decir, de inmediato me di cuenta de que esto iba a ser como una acumulación de gritos, de gritos o de statements personales para cada uno de ellos y finalmente un statement mío a través de ellos. Se me hacía muy interesante la idea de que fuera un hotel y que (los grafiteros) ocuparan temporalmente las ventanas, que fueran como sus huéspedes temporales. Por eso esta pieza no tendría ningún sentido en otro lado.

El crew de grafiteros en el Hotel Habita

El crew de grafiteros rayando la fachada del Hotel Habita.

© Tania Candiani

¿Qué dificultades se te presentaron y cómo las superaste?

El primer día de trabajo, uno de los vecinos llamó a la patrulla porque pensó que estaban rayando el hotel ilegalmente y ya se andaban trepando a uno de los chavos a la patrulla. Tuvo que salir el gerente del hotel y darles una lana para que lo dejaran ir. Y también hubo un huésped que se quejó porque al entrar a su cuarto, justo en su ventana le tocó el “puto el que lo lea” y se ofendió. Tuvieron que cambiarlo de habitación. Luego decíamos entre nosotros: “¡no pues ese es el mejor cuarto!”.

"Puto el que lo lea"

En la esquina inferior izquierda se lee la frase “Puto el que lo lea”.

© Tania Candiani

Fachada del Hotel Habita

Fachada del Hotel Habita pintada.

© Tania Candiani

 
¿Qué se logró con este proyecto?

Yo le dije a los chavos que pensaran en la idea de ser huéspedes, entonces ellos escribieron frases como: “Somos huéspedes de la ciudad, la ciudad es nuestro hotel permanente y los muros de la calle son nuestras habitaciones”. Jugaron con esa idea y se engancharon mucho en pensar en la pertenencia, ¿qué les pertenecía a ellos?. Y a la hora de tomar la piel del edificio, durante tres meses, era como habitarlo. Yo les decía que lo estaban habitando como los huéspedes. Por eso, si hubiera sido un edificio de gobierno o una galería pues no hubiera tenido esta misma idea.

¿Qué importancia tuvo para ti este proyecto?

Para mi fue muy importante porque siempre que trabajo con un grupo específico de gente aprendo un montón. Antes de llegar y decir qué quieres hacer, hay que sentarse a cotorrear con la banda y preguntarles a ellos qué piensan sobre las cosas. Entonces primero escuchar antes de decir.

Entendí el interés que me había provocado esa estética visual y la posibilidad narrativa del graffiti. Entendí que sí se puede usar la ciudad para decir cosas y se pueden usar estrategias de la calle para ello, como la pega de posters, esténcil, etc. Luego lo que pegues en la calle, te robas la pared y la metes en una galería. Hablar a través de los muros de la ciudad fue muy importante para mi.

Las caras del crew de grafiteros en la fachada del hotel

Al terminar el proyecto, pintaron con esténciles sus caras en la fachada del hotel.

© Livia Radwanski

¿Cuál dirías que fue el triunfo?

Este proyecto puede mover cosas, a alguna gente le puede ayudar a abrir el panorama, aceptar y ver de otro modo. Probablemente, varias personas pudieron encontrarle cierta belleza o cierta seducción a esa aglomeración de trazos, independientemente de que fuera graffiti o no. Además, el hecho de que estuviera en el hotel, en Polanco y que además saliera en las revistas, igual y eso también modifica lo que la gente piensa del asunto. En vez de verlo como “los criminales invaden la ciudad” pues lo ven estilo “Vogue, watch and wear”. Pueden decir “está padre” y ese “está padre” ya es mover un poco un gusto personal. Como que lima asperezas y hace que puedan entender que hay otro tipo de belleza que la belleza a la que están acostumbrados. Yo creo que sí se puede.

 

La obra Habita Intervenido se mantuvo intacta durante tres meses en la fachada del hotel y hoy revive con el lanzamiento del libro que lleva el mismo nombre. Puedes conseguirlo aquí.

Seguir leyendo
03 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia