The Art of Sex

E11even: el arte del sexo

Texto: Kat Bein
Fotografías: LastNightsParty

Dentro del salvaje mundo de E11even Miami, el club nocturno, sala de conciertos y cabaret que nunca duerme desde hace dos años

17.00 horas

Ken DeGori entra a su oficina y se frota los ojos de cansancio. Es difícil encontrar un momento para descansar si llevas frente a ti una fiesta que no detiene nunca su marcha. Desde que abrió sus puertas en febrero de 2014, el club E11even Miami nunca ha cerrado.

Es un trabajo de 24 horas y el frenético DeGori es el primero de los cinco socios en llegar. Esta semana ha sido especialmente agotadora. Ya es sábado y el Art Basel –artistas, celebridades, comerciantes de arte y personas absurdamente ricas– está en la ciudad. Atrae a una clientela sofisticada, DJ especiales invitados y artistas excéntricos. 

Art Basel

¡Bienvenidos arte de la fiesta!

DeGori y sus socios suman entre todos más de 100 años de experiencia en la vida nocturna. “Aquí tienes a la mejor chef, Carla Pellegrino del restaurante Touché, bandas en vivo, cabaret y una compañía de espectáculos con shows al estilo del Cirque du Soleil… Pasan tantas cosas que podemos satisfacer a cualquiera”.

22:00 horas

DeGori tiene la terraza y el restaurante cerrados para una fiesta en honor al mánager del as del baloncesto Dwyane Wade, con la presencia de todos los jugadores del Miami Heat. Además, el músico local Trick Daddy y la estrella de Shake Ya Ass, Mystikal, están listos para hacer su obsceno show de rap.

The Art of Sex

Das E11even: donde puedes festejar las 24 horas. 

23:30 horas

Los socios directivos Gino Lopinto y Daniel Solomon llegan al club, después de hacer acto de presencia en una serie de eventos de patrocinio y fiestas de Art Basel. En 2015, este club recaudó cerca de 34 millones de dólares, en ganancias. Junto con el quinto socio Derick Henry; DeGori, Lopinto y Solomon ayudan a profundizar en la visión del propietario Dennis DeGori de conseguir un nuevo tipo de lugar, un paraíso pecaminoso que irradie extravagancia, pero con clase. “Es ofensivo cuando escuchamos pronunciar ‘club de striptease’”, dice Lopinto. “Hemos creado un nuevo concepto que es más que un club nocturno y utiliza el cuerpo de la mujer en topless como arte. Nuestro negocio es 50 por ciento femenino”.

 

 

 

The Art of Sex

Art Basel lleva la élite del arte mundial al E11even Miami para probar la extravagante vida nocturna de esta ciudad.  

1:45 horas

Bailarinas go-go y artistas de la acrobacia se reúnen en el vestidor trasero. Se ponen las pelucas y hacen estiramientos antes de dirigirse al iluminado escenario principal del E11even Miami. Están ensayando nuevas coreografías para el fin de semana de Art Basel.

El delgado y atlético cuerpo de la contorsionista Irina Kazakova está cubierto de látex negro. Dentro de una hora, a partir de este momento, ella estará colgada del techo azul, con sus pies por encima de los asistentes. “Es un placer hacer espectáculos para Art Basel”, cuenta Irina. “Existe un gran número de gente bien creativa y se puede sentir la energía del público”.

“Nunca ha habido nada parecido al E11even Miami. Pasan tantas cosas que podemos satisfacer a cualquiera” 
The Art of Sex

En una fiesta del E11even Miami no pueden faltar los billetes. 

2:30 horas

Pareja en la vida real, Hampus y Milena giran y dan vueltas por el aire. Sus extremidades se mueven sensualmente, totalmente ajenas a las aclamaciones y las bocas abiertas de los clientes debajo de ellos. “Para sacarme los guantes o las medias, él lo hace por mí”, dice Milena. “Yo no me quito la ropa, él es quien me desnuda, lo cual es interesante, romántico y muy sexy al mismo tiempo”.

The Art of Sex

Los acróbatas actúan por encima del público. Las bailarinas, más próximas.  

2:40 horas

El productor del show, Dan Rowland, hombre alto de mediana edad y rostro joven, suda mientras recorre todas las plataformas aéreas ocultas tras la barra. Rowland fue reclutado por el E11even Miami al principio, debido a sus 15 años de experiencia en la producción del espectáculo de Ka e Iris en el Cirque du Soleil.

Y trajo a algunos de sus viejos artistas del circo, Hampus incluido, para ofrecer una experiencia alucinante. “Me encanta que la gente disfrute lo que preparamos”, dice Rowland. “Ver a la gente bailando en la jaula y volando por el aire… Simplemente deslumbra a quienes vienen por primera vez”.

“Hemos creado un nuevo concepto que es más que un club nocturno y utiliza el cuerpo de la mujer en topless como arte”

5:15 horas

Cuando los otros clubes y bares de la ciudad cierran sus puertas, la energía del club alcanza una masa crítica. Botellas de champagne con sus bengalas encendidas zigzaguean a través de hordas de gente y billetes que se lanzan por el aire y llueven por todas partes. Hotline Bling, de Drake, resuena por el sistema de sonido Funktion-One Resolution de 6 bocinas, con el DJ invitado Savi en la tornamesa.

Las novias le ofrecen a sus hombres bailes privados, inspirados en las artistas semidesnudas sobre el escenario. Bailarinas go-go con medias altas y ropa diminuta flanquean la cabina del DJ, mientras que tres mujeres en topless están colgando horizontalmente de una barra en una plataforma elevada en el medio de la pista de baile. Los asistentes beben cocteles y miran desde el balcón del segundo piso, desorientados en una sobrecarga de sensualidad.

The Art of Sex

¿Modelo de Victoria’s Secret? Aquí ella es una chica más.  

6:30 horas

DeGori da un rodeo al perímetro del club y, si el sol ya está saliendo, la cola afuera es tan larga como siempre. No es una línea ordenada, puesto que unos 70 aspirantes a entrar se amontonan sobre las cuerdas como si fueran seres amorfos. Saben que en el interior hay una fiesta muy loca, una tierra mágica del Nunca Jamás, donde el tiempo se detiene y el amanecer es tan oscuro y salvaje como a la 1 de la madrugada. DeGori da por terminado su trabajo de esta noche.

“Ver gente bailando en la jaula y volando por el aire… Simplemente deslumbra a quienes vienen por primera vez”   
The Art of Sex

¿Sólo hombres? Para nada, ya que la mitad de los asistentes son chicas. 

9:00 horas

La fiesta continúa, pese a que la multitud va reduciéndose por fin. El restaurante en el piso superior sirve a plena luz del día desayuno y “South of the Border”, unos burritos de huevo y chorizo para los más hambrientos zombies de la fiesta con los pelos revueltos y los ojos muy abiertos.

11:00 horas

Después de 12 horas de estrechar la mano, Lopinto y Solomon dan al fin por terminada su jornada. Dentro de otras 12 horas será el momento de prepararse para la Hard 2 Leave, la fiesta de clausura de Art Basel. La cual se ha convertido en tradición en Miami, lo que significa que no pueden distenderse en este día de descanso.

Estos chicos no reniegan de lo que hacen. “Me levanto por la mañana, me pellizco y le doy gracias a Dios por mi vida”, cuenta Lopinto. “De eso se trata. Estoy en la cima de mi carrera, esto habla de cómo aprecio lo que hago en comparación a todo lo demás”.

Seguir leyendo
04 2016 The Red Bulletin

Siguiente historia