Slash

Slash: “​Como el sexo, pero mucho mejor”  

Texto: Marcel Anders
Fotografía: cortesía de Slash 

Hay cinco canciones a las que le debe noches de locura, dedos rápidos y hasta su apodo  


Galera, melena rizada, lentes de sol: Saul Hudson, también conocido como Slash, se mantuvo fiel a su marca registrada, incluso 18 años después de salir de Guns N’ Roses. Al lado de Axl Rose vendió más de 100 millones de discos y vivió estrictamente según los tres mandamientos: sexo, drogas y rock n’ roll. Con los vicios ya terminó, hace ocho años también dejó el alcohol y el tabaco.

“Pero la guitarra distorsionada es el amor de mi vida”, dice el músico. Sobre esto también testifica el tercer álbum solista de Slash: World on Fire, que cuenta con 17 temas de rock n’ roll puro, con los magníficos solos del dios de la guitarra. Este amante de las serpientes nos revela qué canciones marcaron más su vida.

LA LISTA DE REPRODUCCIÓN DE SLASH:

 

AC/DC - “Back in Black”

Empezaba en la guitarra cuando salió esta canción allá en 1980. Y yo practicaba el riff como si estuviera poseído. La primera vez que escuché “Back In Black” fue en la casa del actor Seymour Cassel, que además es quien me bautizó con el apodo “Slash”. Esta canción tiene un ritmo inquietante, lascivo y muy sucio. Es como el sexo, pero mucho mejor.  

Aerosmith - “Back in the Saddle”

Esta canción la descubrí cuando era adolescente y estaba en la casa de una chica con la que me quería ir a la cama. Antes de que nos sentáramos en el sofá a besarnos, ella puso este single. La canción me atrapó de tal manera que incluso perdí el interés en sus besos. Puse el disco una y otra vez e ignoré a la señorita (hasta que me echó).  

Black Sabbath - “Iron Man”

A principios de 1980 me encontraba a menudo con amigos para ir por la noche a tomar ácido a las colinas de Hollywood. Era genial: las estrellas brillaban, las chicas eran sexys y yo estaba loco. Una noche a alguien se le ocurrió poner “Iron Man” y realmente me voló la cabeza. Fue una experiencia que cambió mi vida para siempre.  

Stevie Wonder - “Living for the City”

Era la canción favorita de mi madre. Wonder canta acerca de un tipo de campo que se muda a la gran ciudad, entra a las drogas y echa todo a perder. Mi nueva canción, “30 Years To Life”, va sobre un destino similar. Habla de lo que sucede cuando vives demasiado descuidado. Soy muy consciente de que, al fin y al cabo, yo mismo fui un adicto durante un tiempo.  

Erik Satie - “Gymnopédies”

Compositor francés que no tiene nada que ver con el rock n’ roll, pero mi padre ponía su música si bebía algo más que un par de botellas de vino. Y entonces pintaba. Por este motivo, esta canción sigue gozando de mi fascinación hasta el día de hoy. Incluso me imagino que “Gymnopédies” podría ser la canción que suene en mi funeral.  

The Dash, música futurista: dispositivo del mes 

Se trata del audífono in-ear sumergible e inalámbrico que, además de música, le ofrece al usuario la frecuencia cardiaca, la velocidad de movimiento, etcétera. Si “The Dash” cumple todo lo que promete, estamos ante una verdadera revolución en formato de tapones.

bragi.com

Suena a verano: los mejores DJ de la temporada de festivales en rbmaradio.com 

 

Seguir leyendo
10 2014 THE RED BULLETIN

Siguiente historia