Mark Zuckerberg

Pregunta y triunfarás

TEXTO: FLORENCIA ESCOBEDO
FOTOGRAFÍA: FLICKR//Maurizio Pesce

Las personas más exitosas hacen muchas preguntas… pero qué preguntan y por qué


Si eres de los que creen que preguntar te hace parecer estúpido, lamentamos decirte que estás en un error amigo. Preguntar te hace más sabio, siempre y cuando hagas las preguntas correctas a la persona adecuada. Esto lo saben bien personas como Barack Obama, Mark Zuckerberg y Pep Guardiola, entre otros.

 

El secreto está en saber utilizar lo que no sabes a tu favor. ¿Cómo? Muy fácil… ¡Mentira! Es bastante complicado, pero aquí te explicamos cómo hacerlo.

Conversación casual

Personas manteniendo una conversación casual.

© FLICKR//TEDxAmsterdam


Preguntarle a alguien a qué se refiere con lo que acaba de decir es muy bochornoso, pero quedarte con la duda es lo peor que puedes hacer porque la próxima vez que alguien te pregunte sobre el tema quedarás como un perfecto… ignorante. Además, estudios recientes revelan que las personas inquisitivas –las que más preguntan– son vistas como intelectuales y cultas, aunque no necesariamente lo sean.

En realidad, no hay preguntas estúpidas cuando se trata de aprender algo. Durante una conversación, las preguntas aportan valor al tema. Ten por seguro que si haces preguntas, tu interlocutor se sentirá halagado, pues estarás demostrando interés. Según Marilee Adams, presidenta y fundadora del Inquiry Institute y autora de Change Your Questions, Change Your Life: 12 Powerful Tools for Life and Work, la diferencia radica en el tipo de preguntas que hagas. ¿Haces “preguntas de aprendiz” o “preguntas críticas”?

“Las respuestas son sólo el punto final de un proceso–éstas sólo pueden ser tan útiles como las preguntas y el pensamiento que les precedieron”

Las “preguntas de aprendiz” denotan un interés genuino por aprender, son preguntas curiosas y creativas y quien las formula tiene la mente abierta pues está dispuesto a sacar el mayor provecho de éstas. Por el contrario, las “preguntas críticas” son determinadas y buscan juzgar a nuestro interlocutor. Suelen ser hechas por personas de mente cerrada, centradas en los problemas en vez de buscar soluciones y –a menudo– tienen una actitud negativa y su reacción es a la defensiva. ¿Te suena?

 

Aquí no estamos juzgando a nadie. Naturalmente todos hacemos los dos tipos de preguntas, lo importante es estar conscientes de cuándo las hacemos para corregir nuestro impulso crítico y convertirnos en aprendices. Así es como lo hacen las personas más exitosas.

Una práctica que puede ayudarte a cambiar el switch es el question storming o peloteo de preguntas. La mayoría de las empresas tienen sesiones de brainstorming para identificar soluciones potenciales a sus problemas y necesidades. De la misma manera que un equipo de colaboradores hace este peloteo de ideas, tú puedes hacer tu propio peloteo de preguntas para los temas que te interesan o incluso para los problemas cotidianos. Inténtalo cuando estés atorado en una situación, verás cómo te ayudará a ver tu problema con otros ojos.

Seguir leyendo
02 2016 THE RED BULLETIN

Siguiente historia